La pasada semana tocó despedir a un icono de la moda: Carmen de Tommaso, más conocida como Madame Carven, fallecía el 8 de junio a los 105 años en París.
Fundó  “Carven” en 1945 y lo hizo para satisfacer sus propias necesidades y las de mujeres que, como ella, eran de corta estatura y talle “petite”.
Por aquel entonces el mundo del diseño de la moda estaba dominado por el género masculino: Christian Dior, Balenciaga, Balmain, Givenchy… pero su estilo tan particular a medio camino entre la alta costura y el pret a porter  la distanciaba del resto y hacía que sus diseños fuesen únicos. En una entrevista a Le Monde en 2010 afirmó “Fui una mujer pequeña entre grandes hombres. Si me aceptaron, fue solo porque creé un estilo sencillo. Yo no les molestaba en absoluto, porque trabajaba para las jóvenes de mi época”.
Madame Carven viajó por el mundo  siendo pionera en presentar sus colecciones en lugares como Brasil, Singapur, Tailandia o Marruecos.  Creó uniformes para más de 20 líneas aéreas e incluso para la policía de París. Durante sus años al frente de la Maison, llevó a su homónima marca a crear perfumes, trajes de novia y accesorios. Algunos incluso le atribuyen ser la creadora del sujetador push up, el cual utilizaba debajo de vestidos tipo bustier.
En 2009 fue condecorada Comandante de la legión de honor francesa como reconocimiento a su enorme impacto, no sólo en la moda, sino también en toda la cultura.
Cuando se retiró a los 84 años, vendió la marca, actualmente en manos de la Societé Béránger.
Con Madame Carven se va la última representante de una generación de “couturiers” que transformaron el mundo de la moda y crearon magia con cada una de sus colecciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

Gloria González

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.